Ustedes, jóvenes de CHARIS, se han encontrado, han rezado y se preguntaron por la santidad.

La santidad es el encuentro con Jesús, de todos los días, el encuentro de cada instante. El encuentro con Jesús en la Eucaristía, en la oración, en las personas. Jesús presente, vivir con Jesús.

Pero eso nosotros no lo podemos hacer. Nosotros tenemos que abrir solamente el corazón para que el Espíritu Santo provoque ese encuentro con Jesús. Tenemos que darle la oportunidad al Espíritu para que entre en nosotros y nos lleve por este camino de la santidad.

Ustedes, jóvenes, piensen que la santidad no es una cosa inalcanzable, es el camino cristiano de todos los días. No busquen en otro lado.

Déjense seducir por Jesús. Abran el corazón al Espíritu para que él transforme la vida de cada uno de ustedes y siempre lleven el Evangelio en el bolsillo, porque la palabra de Jesús es la que los va a inspirar a ir adelante.

Que Dios los bendiga y, por favor, no se olviden de rezar por mí.

 

Papa Francisco