Aula Nueva del Sínodo, jueves 13 de junio de 2024

 

He participado del Encuentro Anual de Moderadores de Asociaciones de Derecho Pontificio centrado en los Desafíos de la Sinodalidad para la Misión, organizado por el Dicasterio de los Laicos, la Familia y la Vida.

Participaron más de 200 personas, responsables de distintos movimientos, comunidades y asociaciones de derecho pontificio. Tuvimos excelentes alocuciones del Papa Francisco, el Cardenal Kevin Farrell, Elisa Lisiero y Rafael Luciani.

Participé también en otras oportunidades  en estos encuentros, en general, todos me parecieron muy buenos porque se comparte y aprende de tantas experiencias de un mundo tan diverso, donde la Iglesia está presente. Es notable como Dios hace surgir un carisma en rincón del mundo, que, a veces no sabemos bien dónde queda, y éste pueda resultar útil a mi Iglesia local.

Pero sin dudas, esta edición es la que me pareció la más fecunda.

Les comparto la elaboración de mis apuntes:

• El Papa Francisco (quien estuvo muy animado y se tomó el tiempo de saludar a uno por uno de los participantes) abrió el encuentro con un mensaje pastoralmente cercano, teológicamente adecuado a los signos de los tiempos y bien concreto para la realidad de las comunidades y sus apostolados.

• El Prefecto Cardenal Kevin Farrell, dio una visión valiente y realista de la actualidad de la Iglesia y el especial rol que en este tiempo tienen los laicos y sus movimientos y asociaciones. Nos animó a salir de las zonas de confort y asumir los desafíos misioneros.

• Fue una construcción colectiva, más del 50% del tiempo total fue ocupado por las aportaciones que los participantes fuimos haciendo espontáneamente a lo largo de la jornada.

• El aggiornamento y la reflexión sobre nuestras estructuras es un trabajo vital que debemos realizar.

• Evitar el encierro en el propio movimiento y estar abierto a la diversidad, considerándola como una oportunidad y no como una amenaza.

• No bloquearnos por el miedo a perder la propia pertenencia o la identidad.

• Es prioritario revisar nuestra relación con le mundo actual. Es posible que estemos intentando relacionar nuestra misión o carisma con una idea de mundo inexistente. La evangelización no es posible si no hay contacto. Es necesario, nuevamente, seguir los consejos del Concilio Vaticano II sobre la inculturación.

• Que la sinodalidad permanezca como un modo de actuar permanente de la Iglesia. (deseo expresado por Francisco).

Mi impresión: había una tensión positiva en el ambiente. Vi en este encuentro cierta preparación casi sincrónica de todos los participantes. En mi opinión, es la maduración que los diversos sínodos fueron realizándose a nivel local, que nos despertaron y nos permitieron ver, en ese “camino” real, hermanos, fortalezas, debilidades y oportunidades y  sobre todo  reafirmar el sentido de ser Iglesia de Cristo.

 

Pino Scafuro
Moderador de CHARIS

 

 

Messages only