Cuando los miembros de la Renovación Carismática de Lomé (Togo) descubrieron, durante una evangelización en la cárcel, que los presos no tenían agua corriente, se movilizaron para cavar un pozo. Desde entonces, los presos pueden beneficiarse del agua durante todo el año.

 

La Renovación Carismática Católica de Togo comenzó a evangelizar en las cárceles del país hace más de cinco años. Esta evangelización se lleva a cabo principalmente en la archidiócesis de Lomé, en las cárceles de la capital del país y en Tsévié, una ciudad a unos treinta kilómetros de la capital.

La evangelización en las prisiones se realiza de dos maneras:

1. Asistencia a los presos que viven en extrema pobreza. La Renovación Carismática lleva regularmente comida y ropa a los presos.

2. La predicación de la Palabra de Dios, seguida de la oración de intercesión tras la celebración de la Eucaristía.

En 2018, fui invitado a predicar durante tres días en la prisión de Tsévié. El tercer día de predicación, los presos no se presentaron a las 3 de la tarde como de costumbre. La razón era que no tenían agua para cocinar, ya que el agua es un bien escaso en la zona.

El responsable nos había dicho que los meses de febrero a abril eran los meses en los cuales el agua solía escasear.

Los hermanos de Renovación quedaron muy impresionados por esta situación y decidieron buscar dinero para perforar un pozo de sondeo que abasteciera de agua a la prisión de forma permanente.

Se necesitaron unos 6.000 euros para realizar este trabajo. La Renovación Carismática de la Archidiócesis tenía la mitad del dinero necesario. Los dirigentes, al hablar con la persona que les ayudaba en las obras de caridad para la cárcel, se congratularon de la decisión de esta persona de financiar todas las obras.

Las obras comenzaron tras la bendición del lugar por parte de los sacerdotes. La perforación duró un día. Alrededor de las 16:00 horas encontraron agua para sorpresa de todos, ya que otras personas habían intentado perforar pero nunca habían podido encontrar agua.

Tras la perforación, el agua se canalizó hacia el recinto penitenciario. Se construyó un soporte para los bidones de agua. La Renovación se encargó de los trabajos de acabado.

Es una obra de evangelización que hace feliz al hombre poniendo a disposición del prójimo el mínimo necesario para vivir.

Que el Señor bendiga a todos los que han hecho un donativo para hacer realidad esta obra.

 

Jean Christophe SAKITI

Miembro del SIC de CHARIS