“El próximo domingo iré a Budapest para la conclusión del Congreso Eucarístico Internacional. Después de la misa, mi peregrinación continuará durante unos días en Eslovaquia y concluirá el miércoles siguiente con la gran celebración popular de Nuestra Señora de los Dolores, Patrona de ese país. Serán días marcados por la adoración y la oración en el corazón de Europa. A la vez que saludo con afecto a los que han preparado este viaje —y os doy las gracias—, y saludo a los que me esperan y que de corazón deseo encontrar, pido a todos que me acompañen con la oración y confío las visitas que realizaré a la intercesión de tantos heroicos confesores de la Fe, que dieron testimonio del Evangelio en aquellos lugares en medio hostilidades y persecuciones. Que ayuden a Europa a dar testimonio, también hoy, no tanto con palabras, sino sobre todo con hechos, con obras de misericordia y de acogida, de la Buena Noticia del Señor, que nos ama y nos salva. ¡Gracias!”  (Papa Francisco, Ángelus 5 de septiembre de 2021)