Preguntas y respuestas 

Comisión Doctrinal – International Catholic Charismatic Renewal Services

Anno 2013

 
 

¿Qué es una oración de purificación? ¿Es necesaria después de haber orado por alguien pidiendo sanación o liberación? Si no se hace, ¿es probable que suframos cosas como dolores de cabeza, aflcciones o problemas para dormir?

Una oración de purificación es por lo regular una plegaria para liberar a los que han orado de la influencia de cualquier espíritu maligno que pueda haberse pegado a cualquiera de ellos durante el servicio de oración.

Lo primero que se ha de recordar es que tanto la oración como la fe son esenciales en el ministerio; una oración de purificación concreta no lo es.

Nos ponemos en oración antes de orar por los demás y durante ello, humillándonos ante el Señor y pidiéndole lo que necesitamos. Damos gracias y alabamos al Único liberador y le pedimos una mayor unción, una fe más profunda, humildad, y le rogamos por la liberación de los cautivos.

También traemos a la mente nuestra fe, recordando la verdad: Cristo está entre ustedes (Col 1,27); tienen la autoridad de los hijos de Dios (Jn 1,12); se les ha dado la fe para apagar todas las flechas incendiarias del maligno (Ef 6,16); si los envía, nada puede hacerles daño alguno (Lc 10,19), y el Señor les dará fuerzas y los librará del Maligno (2 Ts 3,3).

La oración expresa la fe, la intensifica, y libera su poder. La oración puede vencer el miedo, que se opone a la fe. Debemos preguntarnos: ¿la persona que no logra conciliar el sueño durante toda la noche permanece auténticamente en oración anhelante… o simplemente preocupada con los ojos cerrados?

 

Un buen lugar para comenzar

Después de una sesión de oración, es bueno seguir lo que Jesús enseña en Lucas 10,17–20:

«Los setenta y dos volvieron con alegría, diciendo: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre”. Él les dijo: “Estaba viendo a Satanás caer del cielo como un rayo. Miren: les he dado poder de pisotear serpientes y escorpiones y todo poder del enemigo, y nada les hará daño alguno. Sin embargo, no estén alegres porque se les someten los espíritus; estén alegres porque sus nombres están inscritos en el cielo”».

Nuestra primera acción debería ser volver a Jesús con júbilo y participar en su gozo y alegría. Al humillarnos en alabanza y gratitud por el privilegio de participar en su ministerio, recordamos que nuestro éxito es todo por su gracia. Él prometió: «nada les hará daño alguno». No debemos prestarle demasiada atención al diablo o preocuparnos por las obras del enemigo. Ni siquiera deberíamos impresionarnos por la manifestación del maligno en una persona. Esto puede darle al enemigo ventaja.

Más bien, deberíamos mantener nuestros ojos fijos en Jesús y su obra de redención.

Podremos ser más vulnerables al enemigo si la persona por la que oramos no experimenta alivio, o si el mal era manifiesto y de algún modo penetró nuestros pensamientos por medio de una palabra, emoción o imágenes. También podemos ser vulnerables si la sesión provocó un recuerdo doloroso que no ha sido purificado. Un espíritu maligno necesita un punto de apoyo en nosotros para pegarse a nosotros.

Si esto sucede, resistan el miedo, la duda y la incredulidad, y vean esto como su oportunidad para crecer. Oren con los demás y entren en la presencia del Señor. Renuncien a la mentira, la duda y la incredulidad. Quizá deseen utilizar su oración de purificación preferida para que les ayude a entrar en el gozo del Señor.

Resistan la tentación de esperar algún tipo de represalia por parte del enemigo. Cuando escalamos montañas, hay una determinada altura a la cual no llegarán las serpientes. Así también debemos llegar a un nivel de fe donde el enemigo ya no nos puede morder de la misma manera como cuando empezamos.

 

Evalúen la oración

Cuando rezamos una oración de purificación hecha por otro ministerio, de vez en cuando deberíamos evaluarla para ver si refleja la fe que se nos ha dado y si encaja con el ministerio que estamos haciendo. Una oración de purificación que exprese su fe y les acerque a Dios será de gran ayuda. A la inversa, no deben rezar oraciones de purificación por puro legalismo o superstición, pensando que algo malo sucederá si no rezan esa oración precisa.

 

El combate espiritual

El combate espiritual es una aspecto normal de la vida cristiana. Es parte de la vida en el Reino aquí en la tierra. Los ataques espirituales incluyen todo, desde la tentación hasta las pruebas cotidianas de vivir en un mundo caído, inclusive una época más intensa de ataques contra su identidad y bienestar. En esas épocas, recuerden que Dios es siempre bueno.

Sin embargo, no todas las pruebas vienen del enemigo. Luchamos contra nuestra naturaleza caída y contra las presiones naturales del mundo. A veces, lo que sentimos como un ataque del enemigo es realmente una prueba de Dios (véase Dt 8,2). El Señor nos ha liberado y quiere desenmascarar cualquier sutil regreso a la idolatría de confiar en nuestras propias fuerzas.

Jesús es, por supuesto, nuestro verdadero modelo. Él fue tentado y desde luego pasó por pruebas, pero nunca culpó al diablo por sus pruebas ni se centró en el enemigo. Se centró únicamente en la voluntad del Padre o bien ignoró al enemigo (se quedó dormido en la barca), resistió la tentación del enemigo (citó las Escrituras), o reprendió al enemigo (en el desierto y en Pedro) mientras se sujetaba a la voluntad de Dios. A diario le abría el corazón a su Padre y, mientras proclamaba el Reino, lo promovía expulsando espíritus. En su pasión, Jesús obedientemente asumió los pecados del mundo y experimentó todo el peso del mal que entró en nosotros por el pecado. Tuvo confianza en el Padre en todas las cosas. Nuestras actitudes tienen que ser las mismas que las suyas.